Importancia de la tecnología para el comercio exterior

Importancia de la tecnología para el comercio exterior

La tecnología juega un papel esencial en la globalización y el comercio exterior, a través de su impacto en las comunicaciones, las finanzas y la logística.

Nunca antes ha sido tan fácil para una pequeña o mediana empresa vender en el extranjero.

Los avances tecnológicos facilitan las comunicaciones, mejoran la productividad mediante la automatización de procesos y, al mismo tiempo, amplían y agilizan los servicios financieros.

Asimismo, la ubicuidad de internet, la proliferación de dispositivos móviles y la digitalización de la logística permiten que todas las empresas, grandes y pequeñas, puedan abrir una puerta de acceso a los clientes a través de un sitio de comercio electrónico, sin importar dónde se encuentren.

En un aspecto más amplio, las tecnologías están apoyando a los gobiernos al estimular el crecimiento de sus economías y crear empleos. De ahí que la competitividad de los países se base en su rápida adopción de las nuevas plataformas y procesos digitales.

Estas son cinco maneras en que las llamadas tecnologías de la comunicación y la información (TCI) están apoyando el desarrollo económico y fomentando la innovación:

1. Impulsan al mercado laboral

La industria de la tecnología está creando empleos directos a un ritmo inusitado. Las grandes empresas tecnológicas como Google y Apple atraen a cada vez más empleados calificados, tanto a sus sedes estadounidenses como en los centros de investigación y desarrollo y de producción que tienen en diferentes partes del mundo.

A eso se suma que son empleos de alta especialización con salarios altos que la misma ley de la oferta y la demanda está empujando al alza.

Asimismo, el gran número de empleados que se concentran en la industria crean una demanda de bienes y servicios a su alrededor que genera empleos para muchas otras personas, creando una red de distribución de la riqueza.

2. Contribuyen al crecimiento del PIB

Gracias al auge del comercio electrónico, ya sea a través de la publicidad digital o la venta de productos en línea, el internet impulsa el crecimiento económico de las naciones.

Según un estudio de la consultora McKinsey, en 13 países estudiados (Alemania, Brasil, Canadá, Corea del Sur, China, Estados Unidos, Francia, India, Italia, Japón, Reino Unido, Rusia y Suecia), el internet impulsó al PIB en un 3.4 por ciento, en promedio.

3. Engendran nuevas industrias y servicios

El internet y los dispositivos móviles han estimulado la innovación en el ámbito empresarial, creando productos y servicios antes inimaginables.

La computación en la nube es uno de ellos y esta, a su vez, ha engendrado una variedad de empresas basadas en las capacidades de almacenamiento y accesibilidad de información que permite.

Otro son las aplicaciones móviles para smartphones y tabletas, que ahora ofrecen a los usuarios un sinnúmero de funciones que les facilitan su trabajo y su estilo de vida.

4. Hacen evolucionar a la dinámica de trabajo

La subcontratación de actividades administrativas y el trabajo colaborativo, que permite trabajar a distancia, están transformando al ambiente laboral. Las empresas ya no requieren que todas sus funciones y empleados se concentren en un solo lugar.

Esta flexibilidad en cuanto al lugar y horario de trabajo de los empleados está impulsando un crecimiento en la productividad y, por tanto, en la rentabilidad de las empresas.

Igualmente, las transacciones financieras y el intercambio de información digitalizada, por ejemplo, agilizan las funciones de pago y cobranza, así como las actividades contables y fiscales de las empresas.

Se suma a todo esto la facilidad con que los emprendedores pueden acceder a asesoría e información en el proceso del desarrollo de su empresa, así como a las fuentes de financiamiento y los mercados donde comercializar su producto o servicio.

5. Fomentan la innovación

Por cada nueva herramienta o plataforma tecnológica surgen varias nuevas ideas de cómo aprovecharlas para mejorar las actividades económicas, financieras o comerciales.

Esto ha fomentado el comercio internacional, la eficiencia y automatización de procesos, la relación de las empresas con sus consumidores y la competitividad y rentabilidad de las empresas.

Desde plataformas de CRM que mejoran la gestión de las relaciones con los clientes, sistemas de ERP que reducen costos mediante una óptima planeación de los recursos y herramientas de contabilidad electrónica que permiten un buen manejo del flujo de efectivo, los avances en la tecnología han significado sustanciales ahorros de costos para las empresas.

Por otro lado, las innovaciones en hardware permiten una mayor precisión y optimización de los procesos, reduciendo los gastos operativos, mejorando la calidad de los productos y elevando el valor de los mismos para el consumidor.

Una economía incluyente

Lo mejor que han hecho los avances tecnológicos por la economía internacional es incluir a los emprendedores y las Pymes en la dinámica del comercio exterior. Ahora están en posición de llevar sus soluciones a quienes las necesiten, sin importar dónde se encuentren.

Con la facilidad que les permiten para exponer sus bienes y servicios en otros mercados, aparte de ampliar su base de clientes, pueden liberarse de las presiones y vaivenes dentro de sus países y regiones.

Con el simple hecho de tener acceso a internet, ya pueden establecer un sitio de comercio electrónico que los contacte con consumidores en todo el mundo.

Y los progresos en los servicios financieros, así como en la logística y el transporte, hace posible que la relación entre vendedores y compradores fluya sin contratiempos y la transacción comercial se ejecute rápidamente.

Infraestructura, la clave

La clave para la participación de las Pymes y de las naciones en desarrollo en la nueva dinámica comercial está en contar con la infraestructura tecnológica y física necesarias.

Contar con servicios de internet de banda ancha es esencial para que los consumidores puedan acceder a lo sitios de comercio electrónico, por ejemplo.

En este sentido, la proliferación de los smartphones y dispositivos móviles con planes de datos ha significado un gran salto en el número de consumidores con acceso a internet.

Esto demuestra la rapidez con que los avances tecnológicos se extienden por el mundo, y cómo el público está dispuesto a adoptarlos rápidamente.

Frente a las tendencias proteccionistas en algunos países, el comercio exterior, apoyado por las nuevas herramientas tecnológicas, se revelará como una fuerza incontenible que traspasa fronteras con toda facilidad. Si te interesó este tema, también te sugerimos leer: ¿Cuánto crecerán las exportaciones de México al cierre de 2021 y cuáles sectores tienen mayor potencial?