Educación Financiera

¿Cómo determino mi salario si soy emprendedor?

Banco BASE
Banco BASE
14 jun 2019 · 3 min de lectura

Si tu trabajo ideal es aquél en el que tú serías tu propio jefe, una de las primeras preguntas que deberías de responderte es: ¿Qué sueldo me pondré? 

La respuesta es sumamente importante, ya que esta dependerá de la viabilidad de tu idea.

Para definir esta cifra deberás calcular los gastos que tendrás al principio, los posibles ingresos y, también, los sueldos del personal (si es que lo tienes), incluido el tuyo.

Entre las primeras cuestiones que debes analizar, se encuentra tu economía personal, es decir, cuánto dinero necesitas para vivir cada mes. Para ello requieres apuntar detalladamente tus propios gastos.

Completar esta tabla te ayudará:

  • Renta / hipoteca _____ $
  • Servicios (luz, agua, gas, teléfono, internet, etc.)____ $
  • Costos generados por tu coche (préstamo, seguro y mantenimiento)____ $
  • Seguros (médico, de vida…) ____ $
  • Otros gastos de desplazamiento____ $
  • Diversión (restaurantes, cine, viajes, etc.)_____ $
  • Comida____ $
  • Tarjeta de crédito _____$
  • Impuestos ____ $
  • Otros gastos _____ $ Total de gastos mensuales ____ $

Al llenar esta lista ya podrás tener una idea más clara de cuánto necesitas ingresar al mes a tu negocio como mínimo para costear tus gastos habituales. Siempre analiza tus gastos a detalle, como parte de una rutina, además de entenderlos, controlarlos y efectuar cambios basándote en tus necesidades.

Sin embargo, con esto no es suficiente. Hace falta que te hagas una pregunta más para poder establecer la cantidad correcta para ti y para tu negocio.

¿Cuál será tu papel?

Aunque seas el fundador de la empresa, quizás te dediques al marketing, a las ventas, a desarrollo de producto o a prestar servicios. Valora tu responsabilidad y el valor de tus tareas para fijar tu cifra. También te servirá investigar cuánto ganan otros profesionales en el mismo puesto.

Otra forma de hacerlo es asignarte un salario mínimo que cubra tus gastos para vivir y después establecer variables en función de objetivos que te propongas. De este modo tendrás cubiertas tus necesidades y recibirás un extra según los éxitos que vaya alcanzando tu negocio.

Cobrar por proyecto es otra alternativa

Si lo que decides es cobrar por proyecto, la fórmula está determinada por los cinco factores que leerás a continuación:

  1. El costo de producción (recursos y tiempo), el cual no es tan fácil de calcular. Para ello podrás considerar un sueldo por hora y los recursos que gastas en tu oficina para desarrollar el proyecto.
  2. El prestigio que tiene tu negocio, el cual refleja la confianza que proporcionas al prospecto y la experiencia que tienes: “El que quiere azul celeste, que le cueste”.
  3. El tipo de cliente al que le harás el proyecto, es decir, qué tan solvente es el prospecto; o sea, “dependiendo del sapo es la pedrada”.
  4. La competencia o, lo que es lo mismo, ¿cuántos más pueden hacer lo mismo que tú?
  5. Impacto de los resultados del proyecto, esto es, qué tanta importancia tendrá el proyecto en los negocios del cliente. Si es sumamente importante y aseguras que funcionará de maravilla, entonces seguramente el cliente pagará lo justo por él.

Recuerda que cuanto más inviertas en el negocio, más oportunidades tiene este de crecer. De este modo estarás haciendo una apuesta a largo plazo, porque si tu negocio tiene éxito en el futuro tus beneficios se multiplicarán.

Analiza toda esta información y establece tu salario de una forma honesta y coherente. Piensa que al principio, cuando montas tu propio negocio, tendrás que hacer pequeños esfuerzos y sacrificios para que salga adelante.

Después, todo eso se transformará en éxito y beneficios. En ese momento podrás recoger los frutos de tu trabajo y, por qué no, concederte un aumento de sueldo. Revísalo cada seis meses, ya que a medida que evolucione el negocio, las necesidades y el flujo de capital podrían cambiar considerablemente.

De este seguimiento dependerán los ajustes de tu sueldo. Este debe mantener el equilibrio entre la salud de tu empresa y la de tu propia economía.

Manual práctico para Planeación y Gestión Financiera en la Empresa