Derivados

¿Cómo afecta el riesgo cambiario a las empresas? ¿Cómo evitarlo?

Banco BASE
Banco BASE
4 abr 2022 · 5 min de lectura

Los riesgos de tipo de cambio ocurren cuando una empresa tiene activos y pasivos en su balance cifrados en una moneda distinta del peso mexicano.

Estos activos y pasivos podrían venir de contratos de compraventa, obligaciones de cobro y pago o porque se tienen elementos patrimoniales del balance cifrados en moneda extranjera (en el 85% de los casos, en México, es en dólares).

De hecho, ante las consultas que recibimos en Banco BASE sobre qué es el riesgo cambiario, nuestros consultores explican que existe siempre que haya una diferencia en la cotización de una divisa desde el instante en que contraemos la obligación de cobrarla o pagarla y el momento en que se materializa el cobro o pago, el tiempo siempre es un factor de riesgo para estas operaciones.

Saber bien cómo cubrirse del riesgo cambiario puede representar un beneficio para su compañía, ya que las monedas presentan movimientos en sus cotizaciones y esto afecta siempre el resultado de las operaciones. 

El riesgo se origina porque:

  1. En el instante en que se realiza una operación con una divisa distinta al peso, por venta de un producto o servicio.
  2. El momento en que se ejerce el derecho y se introduce el cobro de la venta, transformándose a pesos, después de pasado un plazo más o menos dilatado durante el cual el tipo de cambio de la divisa extranjera con relación a la moneda nacional varió.
  3. Eso modifica la estructura patrimonial del negocio y por lo tanto implica un factor de riesgo.

La modificación del patrimonio de una empresa puede originar pérdidas o ganancias por la fluctuación en el tipo de cambio.

Esto sucede siempre en las operaciones de comercio exterior en México.

Este riesgo de cambio estará ligado de la moneda en que se denominó la compraventa, así como de los posibles negocios que efectúe el importador o el exportador, sumado a la diferencia de tiempo que existe entre su origen y su ejecución, considerando que a mayor plazo o tiempo, mayor será el riesgo en la transacción derivada del tipo de cambio. 

Riesgo de cambio por la propia operación:

Se da cuando el proceso de compra venta se hace en una moneda distinta a la del exportador o del importador o de los dos al mismo tiempo.

Por ejemplo, si se realiza un negocio de compra venta con algún país asiático o del Medio Oriente. En el inicio, la operación se cifra normalmente en dólares americanos, que no es la moneda de ninguna de las dos partes. Más aún cuando aquí en México las empresas venden estos productos en pesos mexicanos, el riesgo existe porque cuando la empresa cobre a sus clientes en pesos por éstos productos, existe una altísima probabilidad de que el tipo de cambio sea diferente a aquel que dio origen a la operación y esto mermará sin dudas el margen de contribución de los productos comercializados. 

Riesgo de cambio por la financiación de una operación:

  • Hay riesgo para el exportador cuando éste financia el negocio en una divisa distinta de la que recibirá en el cobro de su exportación.
  • Hay riesgo para el importador cuando éste se hace cargo de la operación en una moneda distinta a aquella que después recibirá por la venta de la mercancía importada.

El costo de interés de la operación financiada es una de las causas que te pueden llevar a este tipo de riesgo de cambio.

Tanto el importador como el exportador pueden sufrir si no saben cómo reducir el riesgo en la empresa. Hay que ser muy cautos a la hora de aceptar un crédito en moneda extranjera cuando la empresa no es originadora de ésta (es decir, un importador que cobra todo en pesos y que solicita una línea de crédito en dólares para pagar a proveedores) porque el costo de una depreciación que impacte el saldo del crédito en moneda extranjera será siempre mayor al costo de un crédito en moneda nacional. 

Es por eso que hoy se manejan las llamadas coberturas cambiarias, el instrumento más práctico del mercado para reducir al máximo el riesgo cambiario y que tiene como único propósito trasladar el riesgo cambiario de la empresa a una contraparte (en este caso, un banco). Las coberturas son instrumentos que llaman a la sensatez en la toma de decisiones y que protegen el crecimiento de las empresas. La asesoría experta y especializada para el uso de estos instrumentos es siempre una garantía de su funcionalidad porque hacer un traje hecho a la medida de las necesidades y del entorno de cada empresa es un seguro para el éxito de su implementación.

En Banco BASE te ofrecemos un amplio portafolio de soluciones de cobertura para proteger tu empresa del riesgo cambiario, así como un equipo de asesores especialistas en Derivados listos para ayudarte a hacer un diagnóstico, encontrar juntos una estrategia a la medida y acompañarte en el camino. Conoce más aquí y contáctanos para una asesoría personalizada.

Si te gustó este artículo, te puede interesar:

El ABC de las coberturas cambiarias

¿Cómo funcionan los derivados?

Coberturas: evita que la volatilidad afecte a tu empresa