El ABC de las coberturas cambiarias

El ABC de las coberturas cambiarias

Probablemente has escuchado en el último año alguno de los siguientes términos: volatilidad, riesgo cambiario, derivados, coberturas…y quizás has llegado a pensar que éstos términos no tienen nada que ver contigo ni con tu empresa. Nada más lejos de la realidad.

Si tu empresa realiza operaciones comerciales, es decir, cobras a tus clientes o pagas a tus proveedores en una divisa (otra moneda diferente al peso mexicano) entonces déjame decirte que estos términos tienen todo que ver con tu empresa. A continuación, Nicolás Eguiarte, de Banco BASE, te explica lo básico de las coberturas cambiarias para llevar tu empresa al éxito.

Empecemos por lo básico ¿qué es una estrategia de cobertura? Es un plan de acción que parte del diagnóstico de la realidad que vive tu empresa y que termina con la implementación y mejora de los instrumentos de cobertura cambiaria. Esta estrategia parte desde tu empresa y su realidad; no existen “recetas genéricas”, sino que todas son trajes hechos a la medida y que se realizan en compañía de un experto.

Y entonces... ¿Qué es lo que necesitas saber para que una estrategia de cobertura sea eficaz en tu empresa? A continuación, te hablo de los 5 elementos básicos que debes tener en cuenta para tener una mejor experiencia y brindarle estabilidad a tu negocio:

  1. Comprende tu modelo de negocio. Parece obvio, pero te sorprendería saber que muy pocas empresas conocen cómo hacen dinero. Es importante que sepas que el éxito de cualquier estrategia de coberturas parte de conocer cómo gana dinero tu empresa.
  2. Calcula tus costos. Debes tener identificado cómo realizas tu costeo, y a partir de esto poder entender cómo el movimiento en el tipo de cambio de nuestra moneda nacional afecta las finanzas y el flujo de efectivo dentro de tu empresa.
  3. Identifica tu tipo de cambio objetivo. Este es el santo grial de las coberturas. Sin él ninguna estrategia de cobertura servirá. Por ello debes plantearte las siguientes preguntas: ¿con qué tipo de cambio tu empresa alcanza su nivel de rentabilidad deseado? ¿hasta qué nivel tu empresa puede aguantar una depreciación o apreciación cambiaria sin afectar las relaciones con tus clientes? Si no puedes responder éstas preguntas, ningún instrumento de cobertura te podrá ayudar. Recuerda siempre que el objetivo es mitigar un riesgo, no ganarle al mercado.
  4. Infórmate sobre el plazo correcto para tu cobertura. Si tu empresa compra divisas, es importante conocer el plazo promedio de crédito que te otorgan tus proveedores porque sobre este plazo deberás limitar el horizonte de las coberturas, preferentemente. Si por el contrario, eres tú el que recibe divisas, entonces el plazo de crédito que otorgas a tus clientes será el plazo de cobertura.
  5. Conoce qué instrumento utilizar. Aquí es fundamental el acompañamiento que los expertos que te podemos dar. Junto con nosotros, podrás elegir el instrumento de cobertura que te ofrezca el mejor desempeño y que mejor se adapte a la realidad de tu negocio y al objetivo que buscas.

Recuerda que, si no tienes experiencia con el uso de coberturas cambiarias, comienza a proteger un porcentaje igual al 50% de tus necesidades de divisas y, a partir de ahí, sube poco a poco este porcentaje hasta el nivel que resulte óptimo. Nunca cubras el 100% de tus necesidades cambiarias.

La disciplina en cubrir de forma metódica tu riesgo cambiario, estar atento a las recomendaciones de cobertura que realicen los expertos, revisar siempre la información del mercado y mantenerse atento a los cambios dentro de tu empresa te permitirán tener la mejor experiencia en el uso de una cobertura y evitar cualquier riesgo potencial que pueda tener tu empresa por variaciones abruptas en el tipo de cambio.