Educación Financiera

Cómo controlar y mejorar el flujo de efectivo de tu empresa

Banco BASE
Banco BASE
12 jun 2019 · 4 min de lectura

Cuando alguien decide iniciar un negocio, lo más lógico es que piense que vender es lo más importante para que funcione.

Con esto en mente, dedica todos sus esfuerzos a ganar clientes y generar ingresos. El problema viene cuando se olvida del proceso de cobranza y de cuidar el flujo de efectivo del negocio.

Si quieres ser un empresario exitoso y consolidar tu proyecto, manejar tu flujo de efectivo se debe convertir en una de tus prioridades, además de que este será el mejor indicador de la salud financiera de tu empresa. 

Elementos del flujo de efectivo

Para que te familiarices con el tema, conoce qué es el flujo de efectivo o presupuesto de caja. El flujo de efectivo o de caja informa los resultados que muestra el efectivo en una organización, tanto de ingresos como de pagos y saldo. Abarca el actual periodo y los periodos futuros. Es totalmente necesario su control para poder proyectar en la actualidad y a corto, mediano y largo plazo las necesidades de efectivo de la empresa.

Está conformado por los siguientes elementos:

  • Entradas de efectivo
  • Desembolsos de efectivo
  • Flujo neto de efectivo
  • Efectivo inicial
  • Efectivo final
  • Saldo mínimo de efectivo (que se debe mantener siempre en caja)
  • Financiamiento total requerido (si hay déficit)
  • Saldo de efectivo en exceso (si hay superávit)

¿Por qué es importante mantener un control del flujo de efectivo?

Muchas veces no se considera un control adecuado de este proceso tan importante. Necesitas controlarlo por sencillas razones:

  • Para conocer los sobrantes y faltantes de dinero y tomar las medidas adecuadas de inversión o financiación.
  • Para identificar su comportamiento por entradas, salidas, inversión y financiamiento y establecer un control permanente sobre los mismos.
  • Para medir la liquidez de cualquier organización.

Manejar eficientemente el flujo de caja significa tener un control sobre los cobros y pagos, así como los libros financieros del negocio. Además de los métodos de control, el establecimiento de políticas de crédito efectivas y la optimización de los pagos mediante sistemas automatizados resultan de gran ayuda para mejorar el proceso.

Mejorar a toda costa

La fórmula más simple para mejorar el flujo de efectivo es obtener el pago de las cuentas por cobrar tan rápido como sea posible.

Por otro lado, sería saludable retrasar las cuentas por pagar, sin poner en riesgo las relaciones que tengas con tus proveedores.

Existen varios tipos de prácticas para mejorar el flujo de efectivo y se pueden dividir en dos categorías:

Primera categoría

Es el conjunto de prácticas que puedes realizar a corto plazo cambiando el cómo vender, comprar o adquirir insumo.

  • Incrementar los ingresos

Es el primer paso y se hace vía un incremento de los precios o el valor promedio de las ventas, no así el volumen de las ventas. Si se llega a tener una disminución dramática en las ventas, se tendrá como consecuencia un decremento en el efectivo para el negocio.

  • Mejorar el costo de los insumos

Una reducción en el costo de los insumos ayudará también a mejorar el flujo de efectivo. Esto se logra cambiando de proveedores u obteniendo mejores tratos de ellos.

  • Retrasar las cuentas por pagar

La clave está en pagar a tus proveedores a un plazo más largo, mientras estés dentro de los términos comerciales.

  • Reducir el inventario

Es cuestión de reducir el número promedio de días que el inventario permanece inmóvil. La idea es reducir el número de días en comparación con la posición actual.

Segunda categoría

En esta segunda categoría se encuentran las acciones que puedes controlar a través de procesos, las cuales, si defines y monitoreas correctamente, te permitirán agilizar el ingreso y controlar el egreso.

  • Mejorar las cuentas por cobrar

Las cuentas por cobrar son el crédito que una empresa da a sus clientes mediante una cuenta abierta en el curso ordinario de un negocio. Muchas empresas ofrecen crédito buscando conservar los clientes actuales y ganar nuevos clientes. Por ello, es muy importante emitir en tiempo y forma las facturas, pues este es el primer paso para dar inicio al proceso de pago.

Automatizar el proceso totalmente, te dará control y velocidad para cobrar más rápido y mejorar el flujo de efectivo.

  • Reducir los gastos

La última práctica implica reducir los gastos variables como: transportes, caja chica, viáticos o cualquier gasto que se haga de manera no programada.

Las estadísticas de las organizaciones indican que las industrias pudieron mejorar su flujo de efectivo hasta 28 por ciento gracias al control de gastos, así que considera tomar en cuenta esta medida para lograr buenos resultados en tu negocio.

10 consejos para una planeación financiera eficiente