Tasas de interés – Definición y ejemplos

Tasas de interés – Definición y ejemplos

Seguramente has escuchado muchas veces hablar de las tasas de interés , ya sea en el momento de pedir un préstamo, al tramitar una hipoteca o al detallar lo que podrías pagar por un saldo vencido en una tarjeta de crédito.

¿Qué es una tasa de interés?

Una tasa de interés es el porcentaje cobrado por un prestamista por prestarte una suma de dinero. Esta tasa se cotiza como un porcentaje de la cantidad de dinero que pides prestado.

Las tasas de interés dependen de varios factores o variables, como el tipo de interés real de la deuda pública, la inflación esperada, la prima por liquidez, el riesgo de intereses de cada plazo de vencimiento y la prima por riesgo de crédito del emisor.

Tipos de tasas de interés

De acuerdo a sus características existen varios tipos de tasas de interés:

Tasa de interés fija

Como su nombre lo indica, esta tasa permanece igual durante toda la vida del préstamo. En esta categoría, existen otros tres tipos:

  • Tasa de interés simple

También llamada tasa de interés nominal, es el interés que pagarías además del principal (préstamo inicial). Esa tarifa adicional es como los prestamistas ganan dinero con sus préstamos. Se expresa como un porcentaje fijo de esa cantidad principal.

Fórmula: Interés simple = Principal x Tasa de interés x Duración del préstamo (años)

  • Tasa de factor

Las tasas de factores son tasas de interés simples expresadas como cifras decimales. Suelen oscilar entre 1.1 y 1.5. Para calcular cuánto deberás en total, simplemente multiplica la tasa del factor por la cantidad prestada. Se utilizan específicamente para préstamos a corto plazo con pagos diarios o semanales.

  • Tasa de interés compuesto

El interés compuesto o interés sobre intereses, es cuando los prestamistas cobran intereses sobre el préstamo inicial (principal) y adicionalmente, sobre cualquier interés acumulado. Los préstamos pueden ser compuestos diariamente, semanalmente, mensualmente o anualmente. Aquí está la fórmula básica de la tasa de interés compuesta:

  • Interés para el primer pago = Principal x tasa de interés
  • Interés por segundo pago = (Principal + Interés ganado) x Tasa de interés
  • Interés por tercer pago = (Principal + Interés ganado) x Tasa de interés
  • Y así sucesivamente por el tiempo que dure el préstamo.

Tasa de interés ajustable

En el lado opuesto de la tasa de interés fija se encuentra la tasa de interés ajustable. Se utiliza principalmente para préstamos bancarios. Estas son tasas de interés que pueden fluctuar durante la vida del préstamo en función de la tasa preferencial del mercado.

Los prestamistas utilizarán la tasa preferencial del mercado como punto de partida para establecer su tasa de interés. A medida que fluctúa la tasa preferencial del mercado, la tasa de interés que pagas sobre tu préstamo también cambia. Esto significa que tu tasa de interés puede ser diferente mes a mes.

Tasa de porcentaje anual o APR

No se puede hablar de tasas de interés sin hablar de la tasa de porcentaje anual o APR. La diferencia entre la APR y las tasas de interés es que la primera proporciona una visión más completa de cuánto pagarás cuando solicites un préstamo al tener en cuenta la tasa de interés junto con las tarifas que pagas por el préstamo (tarifa de origen, tarifa de solicitud, tarifa de cierre). Básicamente, es el precio total del préstamo expresado en términos de una tasa de interés.

¿Cómo saber cuál es la tasa de interés adecuada para mi negocio?

Lo más importante en este aspecto es no decir “sí” inmediatamente a un préstamo. Pare ello debes analizar lo que realmente terminarás pagando tomando en cuenta las tasas de interés que te ofrezcan.

Calcula y revisa si la tasa de interés de tu préstamo será fija o ajustable y cuáles son los factores que podrían variarla. Cuando tengas el costo total de tu préstamo, decide y compara si realmente vale la pena tomarlo o no.