Educación Financiera

Consideraciones al contemplar un préstamo exprés

Banco BASE
Banco BASE
17 jun 2019 · 2 min de lectura

De unos años a la fecha se han puesto muy de moda los préstamos proporcionados por personas físicas o instituciones no bancarias, debido a la facilidad con que puedes obtenerlos.

Los requisitos son mínimos y el dinero lo tienes a tu disposición en menos de tres horas. En algunos casos, te ofrecen hasta 60 mil pesos y no te piden ni fiador ni garantía. Sin embargo, en repetidas ocasiones resulta que el costo final es muy alto, por lo que necesitas ser precavido al elegir la institución a la cual solicitar un crédito de este tipo.

En algunos casos, los prestamistas hacen que sus clientes firmen compromisos de pago con intereses extremadamente altos, aprovechándose de su necesidad, y aplican altos recargos por morosidad, volviendo impagable la deuda. Esto desencadena que los usuarios sean presionados para cumplir, al punto de involucrar y afectar a la familia, según la Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México.

Esta modalidad de préstamos, también conocidos como “gota a gota”, opera en México proveniente de Centroamérica, principalmente Colombia, donde surgió hace unos 15 años y se dice que está relacionado con actividades ilícitas.

Así que, es comprensible que con frecuencia tus cuentas no salgan como planeas y que pienses en pedir un préstamo como tu única opción. Mas, si esta es tu situación, debes poner especial atención en la persona o institución a la que le solicitarás el préstamo. Toma en cuenta lo siguiente para evitar riesgos:

  • Investiga a la persona o institución, de preferencia que sea recomendado por alguien que no haya tenido ningún tipo de problema.
  • Busca la asesoría de un especialista en la materia para que puedas determinar el porcentaje racional de intereses a pagar.
  • Lee siempre detenidamente los términos y condiciones del contrato. Si no existe contrato, entonces no es de fiar.
  • Paga tu deuda puntualmente en el menor tiempo posible y sal del compromiso rápidamente.
  • Si llega un momento en el que no puedas pagar, lo mejor será que vendas algo o pidas prestado a un familiar para saldar la deuda y no llegar a tener problemas más grandes.

Sin embargo, lo ideal siempre será que te acerques a una institución financiera confiable cuando necesites dinero. En la actualidad, los requisitos no son difíciles de cubrir y si tienes una cuenta de nómina o de ahorros en ella, las opciones serán mejores y más viables.

Algunos préstamos hoy en día ni siquiera están vinculados a una tarjeta de crédito o a otros productos financieros. Los plazos varían desde los 6 hasta los 36 meses y las tasas de interés dependen de tu historial crediticio y, en algunos casos, simplemente de los servicios que la institución ofrece en el momento.

Revisa todas tus opciones y elige la cantidad, el plazo y los términos que más te convengan. Piensa en los futuros gastos que podrías tener para que te asegures que podrás pagar tu mensualidad sin ningún contratiempo.

Claro que lo mejor en todo momento es que planees bien tus finanzas, que tengas la buena costumbre de invertir tu dinero para hacerlo crecer y así gozar de una estabilidad financiera para no tener que recurrir a un préstamo si no es necesario. Cuida siempre tu dinero y, lo más importante, cuídate a ti mismo.

¿Qué inversión segura y a plazo fijo te conviene evaluar hoy en día?