Cómo elegir la tasa de interés que más te conviene.

Cómo elegir la tasa de interés que más te conviene.

Pedir un préstamo no es esencialmente malo para tus finanzas personales. Lo principal para evitar sufrir un descalabro económico es que verifiques las condiciones en las que lo estás aceptando, entre ellas el tipo de tasa de interés.

Con ello no nos referimos solo a cuál es el porcentaje de la tasa a que te comprometas, y qué tan atractiva es respecto de otros instrumentos financieros similares en el mercado.

Más bien, estamos hablando de si es tasa de interés fija, variable o mixta. Cada una tiene sus ventajas y desventajas y, dependiendo del tipo de préstamo y el destino que le des, podrás decidir cuál es la más conveniente.

Tasas fijas

Si contratas un crédito bajo este esquema significa que el porcentaje de interés no variará durante la vida del mismo, sino que se mantendrá igual, aun cuando la economía fluctúe.

El porcentaje puede ser un poco más elevado que el resto de las tasas, pero su mayor ventaja es que no corres riesgos en función de los movimientos de los mercados.

La tasa fija está hecha para personas que desean manejar sus finanzas personales sabiendo que sus pagos serán los mismos durante la vida del crédito

Tasas variables

En este caso, las tasas de interés son revisadas anualmente, y podrían elevarse o reducirse según cuál haya sido el desempeño de la economía.

Para determinar una tasa variable, el otorgante del préstamo toma una tasa de referencia y le suma algunos puntos adicionales. La variación dependerá del nivel en que se encuentre ese índice a la fecha en que se cumpla el aniversario del crédito.

Por lo común, estas tasas son un poco más bajas que las fijas, pero el riesgo para ti es mayor y debes optar por ellas solo si esperas en el futuro cercano un aumento en tus ingresos que te permita absorber cualquier incremento.

Un buen consejo es que, antes de tomar una decisión, analices las fluctuaciones de las tasas en los cinco años más recientes para así darte una idea de la estabilidad de los mercados.

Tasas mixtas

Esta categoría de tipos de interés combina las dos anteriores en un esquema en el que, durante los primeros años del crédito, este está sujeto a una tasa fija y, en los posteriores, a una tasa variable.

Esto te permite acceder a un porcentaje relativamente menor y te da tiempo de estabilizar tus finanzas personales antes de que empieces a estar sujeto a la tasa variable.

Antes de contratar un crédito, analiza tu situación financiera actual y lo que esperas obtener de ingresos a futuro y, luego, compara los instrumentos financieros que ofrecen diversas instituciones.

Con esa información, te será más fácil decidir qué tipo de tasa es la que más te conviene, dependiendo de tus expectativas financieras y de las condiciones económicas nacional e internacionalmente. Acércate a un asesor financiero de confianza que te explique las ventajas y los riesgos del préstamo que necesitas y toma una decisión informada.