¿Qué significa el rendimiento en GAT real y GAT nominal?

¿Qué significa el rendimiento en GAT real y GAT nominal?

Como parte de tu educación financiera, hay términos referentes a los instrumentos de inversión que debes conocer, como la GAT.

La Ganancia Anual Total, conocida como GAT, es un indicador que sirve para saber el rendimiento total de las operaciones pasivas de inversión o de ahorro.

Con dicho dato, puedes comparar la utilidad financiera o el beneficio entre distintos productos, con la finalidad de que tomes decisiones de inversión informadas entre todos los instrumentos que ofrecen servicios financieros competidores.

Rendimiento efectivo

Los componentes que suma la GAT definen el rendimiento efectivo de un producto de inversión o de ahorro, como son:

La frecuencia o periodicidad del pago de intereses

La tasa de interés

Las posibles comisiones que se establezcan por la apertura de una cuenta y el manejo de la misma

Cualquier otro gasto que se requiera y que el cliente deba cubrir mientras esté vigente su inversión

La GAT no suma los impuestos que pudieran ser aplicables, ya que las tasas de interés o aquellos intereses que se sumen son brutos y la GAT que quede al final es el resultado antes de impuestos.

Además, la GAT tiende a dar información sobre acciones no mayores de 400 mil UDIS al año, bien sea para términos reales o como términos nominales.

GAT real vs GAT nominal

Por otro lado, la GAT que se basa en la utilidad y los costos totales de producto es lo que llamamos GAT nominal, mientras que la GAT real es aquella que resta la inflación estimada en el siguiente lapso de 12 meses a partir de la GAT nominal.

Lo mejor siempre será que inviertas tu dinero en lugar de guardarlo en casa o tenerlo en una cuenta bancaria que no te rinda intereses, y que busques una GAT positiva o, si es negativa, que sea la menos mala.

Dos ejemplos prácticos

Vamos a poner en números la explicación anterior distinguiendo lo que es un GAT real y lo que es un GAT nominal:

Un GAT nominal será la tasa que nos van a pagar restando comisiones. Por poner un ejemplo, si la tasa anual es de 5 por ciento y la comisión de 2 por ciento, entonces el GAT nominal será del 3 por ciento. O si lo ponemos en pesos, si invertiste 10,000 pesos, al cumplirse el plazo de un año, la cifra total será de 10,300 pesos.

Cuando hablamos de un GAT real hay otro factor incluido: la inflación. Es decir, el GAT real es lo que recibirás restando comisiones e inflación.

Pongamos los mismos números que el ejemplo anterior: la tasa anual es del 5 por ciento, la comisión del 2 por ciento y la inflación esperada de 3.5 por ciento; entonces, la GAT real se ubicará en -0.5 por ciento. Cuando concluya el plazo de un año, por ejemplo, tendrás los 10,300 pesos, pero por la inflación ese dinero no te alcanzará para comprar lo que un año antes costaba 10,000 pesos y ahora cuesta 10,350 pesos. Esos 50 pesos son los que estarías "perdiendo" ante la inflación.

Inflación, enemigo a vencer

Ganarle a la inflación siempre será una apuesta riesgosa. Por ejemplo, para este año, las previsiones del Banco de México nos hablan de que la tasa de inflación alcanzará el doble de la previsión inicial, es decir, la inflación podría terminar al final del año en 6 por ciento, la cifra más elevada en los últimos ocho años.

Factores como el alza en los combustibles desde enero pasado hasta la variación en la tasa de cambio con respecto al dólar pasando por el aumento de algunos productos de la canasta básica han sido determinantes para que la inflación alcance niveles elevados.

Si trasladamos la tasa de inflación que vivimos ahora al GAT real, seguramente nos dejará en números negativos cuando se alcance el plazo de un año.

Protege tu dinero

Sin embargo, los expertos recomiendan que es mucho mejor decisión invertir, por ejemplo, en un pagaré a corto plazo, porque, de lo contrario, mantener el dinero bajo el colchón representará mayores pérdidas ante la inflación.

Es decir, es preferible darle movimiento al dinero en un determinado plazo que dejarlo intacto porque la inflación simplemente va a reducirlo de manera gradual.

Poniéndolo de otra forma: un dinero invertido en el banco nos amortiguará más de los golpes inflacionarios que no invirtiéndolo.

Aun cuando a primera vista pudieran parecernos negativos los porcentajes de las tasas de inversión, la realidad es que estamos protegiendo nuestro dinero del alza de precios e incluso de la devaluación de nuestra moneda.

Aunque suene mal, los números negativos no son malos cuando se trata de inversiones de este tipo.

De cualquier manera, a la hora de elegir un instrumento de inversión con GAT, que mayormente son inversiones a corto lazo y a un plazo máximo de un año, debemos irnos por el que sea “menos negativo”, porque así estaremos protegiendo mejor el dinero.

Y una recomendación adicional, en una época de tendencia al alza en las tasas de interés de referencia, es comprometer el dinero a menor plazo, para así aprovechar los aumentos de tasas al hacer renovación de los instrumentos.

Una decisión inteligente

Una buena idea es que recurras al simulador de ahorro e inversión en el sitio web de la Condusef para asegurarte de cuáles son las mejores tasas de interés en el mercado y cuánto será la GAT real que tenga tu inversión. Infórmate para que tomes la mejor decisión sobre el instrumento de inversión que te conviene e invierte inteligentemente para que puedas aspirar al mejor rendimiento sobre tu capital.