Pasos para crear un plan de finanzas personales

Pasos para crear un plan de finanzas personales

Elaborar cada año un plan de finanzas personales es la clave para tener un presente económicamente tranquilo y un futuro financieramente asegurado.
Un plan anual te sirve como un enfoque estratégico para definir objetivos y, al mismo tiempo, diseñar el proceso para alcanzarlos.
Mucho se habla de las ventajas de ahorrar y las ventajas de invertir, pero lo que necesitas para empezar a planificar cómo distribuir tus ingresos y establecer y cumplir tus metas son tips de finanzas personales útiles que te ayuden a tomar decisiones inteligentes sobre el manejo de tu dinero.
Empecemos por definir qué es un plan de finanzas personales anual: es una guía que te servirá para determinar cuál es tu posición financiera actual, cuáles son tus objetivos a futuro, tanto a mediano como a largo plazo, y qué áreas o problemas debes abordar para que puedas cumplir esas metas.
El plan cubre todos los aspectos de tu vida financiera, desde tus gastos, tu ahorro y tu inversión hasta tus declaraciones de impuestos y tu plan de jubilación.

Elementos del plan financiero anual

Tu punto de partida en el desarrollo de tu plan variará en función de tu edad, ingresos, deudas y activos, pero la mayoría de las veces los componentes más importantes de un plan financiero anual son los mismos.
Como mínimo, debes considerar lo siguiente:
Acontecimientos importantes en tu vida
Alcanzar ciertos hitos, como casarte o tener hijos, son razones obvias para modificar tu plan financiero.
Si tiene hijos pequeños, por ejemplo, debes pensar en cómo incorporar el ahorro para su educación superior en tu plan. Pero, si eres un veinteañero que se ha casado recientemente, tu objetivo inmediato puede centrarse más en ahorrar para el enganche de tu primera casa.
Analiza en qué etapa te encuentras y cuál es tu contexto. Toma en cuenta desde tus ingresos actuales y tus perspectivas de ascenso, o incluso una potencial inestabilidad financiera en el futuro inmediato. Siendo realista podrás elaborar un plan financiero que puedas cumplir.

Jubilación e Inversión

El ahorro para la jubilación debe ser una prioridad a cualquier edad, pero, por desgracia, se piensa en ello demasiado tarde.  La realidad es que entre más joven se empieza a ahorrar para el retiro, más rápidamente crecerá el capital debido a los intereses acumulados.
Al elaborar tu plan financiero debes revisar tus opciones de ahorro para la jubilación y determinar cómo usarlas para lograr una mejor ventaja. Por ejemplo, si tienes una cuenta para el retiro, pregúntate si lo que ahorras en ella es la cantidad correcta para mantener tu nivel de vida al jubilarte, o si necesitas hacer aportaciones voluntarias.
Una vez que tengas una cantidad de ahorro suficiente, es momento de que consultes a un asesor financiero que te ayude a determinar en qué instrumentos te conviene invertir dependiendo de tu meta, tu edad y tu tolerancia al riesgo financiero.
Cada año, realiza un inventario de los tipos de cuentas que tienes, cuáles son sus saldos y sus rendimientos. Esto, obviamente, incluye tanto las cuentas de jubilación como las otras cuentas de inversión que puedas tener.
Más allá de mirar dónde está siendo invertido tu dinero para la jubilación (y cuánto tienes ahorrado), también debes considerar cómo se asignan tus activos y lo que estás pagando en comisiones por esas inversiones.
Si la merma a tus ganancias es importante, considera cambiar de fondo de inversión o de casa de bolsa sustituyéndolos por algo que te permita conservar más dinero.
Los impuestos son otra consideración si tienes inversiones en una cuenta gravable. Si has vendido algún valor en el último año registrando un beneficio, debes estar preparado para pagar el impuesto correspondiente al presentar tu declaración anual.


Ahorro para emergencias

Aunque el ahorro para la jubilación es una gran parte de la planificación financiera, no dejes fuera tus otras metas de ahorro, como tener un fondo para enfrentar emergencias.
Si no tienes aún un colchón de ahorro para emergencias, o el tuyo no es tan grande como te gustaría, inicia uno o refuérzalo. Estos son elementos que debes agregar tu lista financiera de tareas pendientes a la brevedad posible.


Herramientas de planificación financiera

El software adecuado de planificación financiera puede hacer que la gestión de tu dinero sea más fácil y menos estresante.


Si estás usando un programa de software ahora, considera si en realidad satisface tus necesidades. Encuentra una aplicación que de verdad cumpla con tus requerimientos y en verdad llene tus expectativas.
Entre las muchas aplicaciones de presupuesto de finanzas personales gratuitas y aquellos que te cobran una pequeña cuota de suscripción, tienes mucho de dónde escoger la que funcione mejor para ti.

Metas de ahorro para el próximo año

Un plan financiero anual toma en cuenta tu pasado y tu presente, pero también debe incluir tu perspectiva para el futuro.
En este punto debes ser capaz de identificar lo que quieres lograr en los próximos 12 meses, con respecto a lo que deseas guardar y donde quieres poner ese dinero.
Inicia con la cantidad total que deseas ahorrar y luego divídela en una base mensual o semanal para que puedas llegar con mayor facilidad a tu objetivo.
Este es también un buen momento para mirar dónde puedes guardar dinero para ayudarte a contar con más dinero ante los escenarios que tendrás a futuro.

El balance general

La creación de un plan financiero anual puede llevarte un poco de tiempo y puede que te haga enfrentar algunas realidades financieras que has estado evitando, pero vale la pena hacerlo al final.
Una vez que concluyas tu plan, puedes comenzar a tomar medidas específicas para asegurarte de que tu vida financiera está en orden y funcionando sin problemas.
Elaborar un plan financiero no depende de tu nivel de ingresos. Altos, medios o bajos, debes poner orden en tus finanzas para aprovechar mejor tu dinero disponible.
Administra tus finanzas personales de forma inteligente para que no tengas que enfrentar momentos de inestabilidad en el presente y a futuro, y recuerda que entre más prolongado sea tu tiempo de ahorro e inversión, mayores serán tus ganancias.