24 Jun-01-1 24 Jun-02
Finanzas Personales
Oro y bolsas al alza, rara combinación.
Gabriela Siller Pagaza

Gabriela Siller Pagaza

24/06/2020

En la parte financiera de la economía (mercado cambiario, mercado de deuda y dinero y mercado de capitales) los indicadores típicamente señalan el sentimiento del mercado y se mueven en función del optimismo o pesimismo del momento.

El oro, junto con el franco suizo, el yen japonés y los bonos de gobiernos de economías avanzadas, son activos que los inversionistas compran cuando hay pesimismo. El miedo los lleva a “refugiarse” en ellos a pesar de tener un rendimiento bajo o inclusivo negativo. Así, incrementos en el precio de estos activos, particularmente el oro, es asociado con pesimismo o alta percepción de riesgo.

Por el contrario, cuando hay optimismo, los inversionistas dejan los activos refugio y vuelan hacia activos con riesgo, típicamente acciones (mercado de capitales) y divisas de economías emergentes, que muestran alta volatilidad pero también expectativas de alto rendimiento.

Sin embargo, desde finales de marzo se ha observado un comportamiento “atípico” con incrementos a la par en el oro y en los índices accionarios como consecuencia de la expectativa de una mayor liquidez global y tasas de interés bajas. Específicamente la correlación entre el precio del oro y el índice NASDAQ era de -30% hasta mediados de marzo. Al considerar desde mediados de marzo a la fecha, la correlación cambia a 84%. El cambio en el signo de la correlación no es nuevo, pues en otros períodos en donde se tiene una expectativa de tasas de interés bajas y alta liquidez global ha ocurrido lo mismo. Sin embargo, este año la correlación se ha incrementado significativamente, probablemente por la magnitud de la crisis.

Esto puede deberse a que en el oro, la expectativa de amplia liquidez global y menores tasas de interés generan un menor costo de oportunidad y la debilidad del dólar favore posiciones de inversión que en divisas distintas al dólar.

En el mercado de capitales los precios también se ven impactados en dos frentes: la expectativa de mayores flujos y por la expectativa de menores tasas de interés, siendo el punto 1 especialmente importante en el NASDAQ al tratarse de empresas tecnológicas, las cuales han incrementado su valuación con el confinamiento y la sana distancia.

Desde el 2019, la Reserva Federal inició con inyecciones de liquidez y recortes en la tasa de interés. Con el choque externo de la pandemia, la Fed siguió con los recortes en la tasa y anunció otras medidas de inyecciones masivas de liquidez. Además, ha anunciado que la política monetaria seguirá en esta línea al menos hasta el 2022. De hecho, el mercado ha especulado que la Fed podría llevar a terreno negativo su tasa de interés, a pesar de que varios oficiales de esta institución, incluyendo a su presidente, han dicho que no sería una medida adecuada.

Con esto, la tasa de interés implícita se sitúa en terreno negativo, impulsando el precio del oro y también las bolsas de valores, especialmente en Estados Unidos, en donde el índice NASDAQ ha alcanzado niveles máximos históricos.

Para el NASDAQ se esperan nuevos máximos históricos y a finales de este año podría verse una corrección a la baja por toma de utilidades. Para el oro, se espera siga subiendo con la posibilidad de alcanzar niveles cercanos a 2 mil dólares por onza, superando el máximo histórico de 1,921.18 del 6 de septiembre del 2011.

 

 

 

COMPARTE

Comentarios

Suscríbete al blog

ARTÍCULOS RELACIONADOS

16 Junio 2020 Banco BASE Blog-02
Finanzas Personales
16/06/2020
THUMBNAIL-2-Diciembre-BB-PF-Que es el credito revolvente y cómo funciona
Finanzas Personales Educación Financiera
13/12/2019