Banco-Base-Imagenes_Empresas_Blog-7-febrero Banco-Base-Thumbnail_Empresas_Blog-7-febrero
Educación Financiera
El mercado de divisas en el comercio exterior
22/02/2019 · Por: Banco BASE

El mercado de divisas es la columna de la inversión a nivel global y del comercio internacional. Por ello, es básico para hacer más fáciles las operaciones de importación y exportación, generando medios de pago adecuados y recursos financieros.

Si no hubiera negociación en distintas monedas, las perspectivas de las organizaciones serían menos y el crecimiento económico internacional sería menor.

De ahí que los inversores participan en el mercado de divisas. Los que buscan beneficiarse de la diversificación global requieren divisas para comprar y vender, así como valores extranjeros.

Los agentes autorizados o entidades bancarias llamados dealers, realizan las negociaciones en un entorno global, donde se conectan compradores y vendedores. Se genera un mercado OTC u Over The Counter, es decir, sin vigilancia o reglamentos, al negociarse las monedas de forma electrónica y bilateral.

A causa de la poca transparencia de mercados como este, los inversores tienen el reto de ver dónde está el mercado cuando les interesa negociar una compra-venta de divisas.

Que las operaciones estén limitadas por la transparencia, al mismo tiempo que los tipos de cambio afecten tantas transacciones, quiere decir que existe la necesidad de disponer de algún punto de referencia o un único tipo de cambio que represente el valor de una moneda en relación con los demás en un momento determinado. A este punto de referencia le llaman el fix, y al procedimiento para fijarlo, fixing.

La base para la evaluación de resultados de gestión, como para la gestión de riesgos la constituyen los tipos de cambio fijados en el mercado Fx. Se utilizan como cobertura contra las alzas y bajas de las monedas para gestionar el riesgo.

Entonces, la integridad de los tipos de operaciones depende de que los participantes en los mercados financieros tengan un comportamiento ético.

¿Cómo afecta al comercio exterior mexicano el tipo de cambio?

El comercio exterior, tanto en importaciones como en exportaciones, se ve afectado de manera probada según el tipo de cambio.

Como el sector exportador es un mecanismo de crecimiento para muchos países, sobre todo en momentos de recesión, las devaluaciones o depreciaciones cambiarias son usadas como armas letales en la guerra de las divisas.

Así podemos resumir que el tipo de cambio de una moneda ante otra tiene efecto en las transacciones de importación de un país. Todo depende de las características de cada país y si sus carencias en producción de algunos bienes o servicios lo hacen ser más dependiente de las importaciones.

El tipo de cambio de su divisa ante otras monedas, será determinante en relación a sus compras y ventas en el comercio exterior, y le afectará en el desarrollo económico, así como en sus finanzas públicas, inflación, tasas de interés, desempleo.

Según las importaciones y exportaciones de bienes y servicios de un país, los involucrados en estas operaciones tienen la necesidad de comprar o vender una moneda propia para luego comprar y/o vender una divisa extranjera. Esto permitirá liquidar las operaciones de compra/venta.

Cuando, por ejemplo, hay más importaciones en México debido a compras a Estados Unidos, habrá mayor demanda de dólares y menor oferta de pesos. Con esto, el tipo de cambio aumentará en el lapso de tiempo en que estas compras de bienes o servicios del país vecino, se tengan que pagar.

Ocurriría lo contrario si hubiera más exportaciones, cuando la mayor demanda por pesos mexicanos y menor oferta de dólares se ocupa para liquidar las transacciones.

El dólar americano (USD) es la divisa más utilizada para las operaciones de comercio exterior en México, por lo que se dan dos opciones:

  1. Que el peso esté fuerte ante el dólar y se requieran menos pesos para comprar dólares.

En este caso se presenta un escenario que ayuda al sector importador, pues los bienes y servicios que requieran comprar serán más económicos. La inflación será menor, al igual que las tasas de interés. Se fomentaría la actividad económica, al ser más accesibles los costos de servicios. Las personas y empresas podrían obtener financiamiento más barato, con lo que tendrían oportunidad de consumir y además, realizar inversión directa. El resultado serían más empleos y una economía más activa.

El efecto en las finanzas públicas sería positivo, así como en las finanzas corporativas, bursátiles y personales.

En una economía activa, el tener un peso fuerte genera que las empresas tengan menos gastos, que mejoren las utilidades; las empresas se expanden, generan más empleos y ofrecen mayor valor a sus accionistas.

Las medianas, pequeñas y micro empresas se ven beneficiadas como consecuencia.

En cambio, el sector exportador se ve muy afectado. Con un peso fuerte, los precios de sus productos, bienes y servicios cotizados en dólares no son competitivos en el mercado internacional.

Por ejemplo, si una empresa mexicana que fabrica tractores vende un modelo en 250 mil pesos y el dólar está en 18 pesos (peso fuerte), el tractor cuesta 13 mil 888 dólares con 88 centavos.

En cambio, si la cotización cambia a 21 pesos por dólar americano (peso débil), el precio del tractor en dólares sería de 11 mil 904 pesos con 76 centavos.  Entonces, el tractor es más barato en el mercado cuando el peso está débil frente al dólar, resultando más accesible.

  1. Que el peso esté débil ante el dólar y se requieran más pesos para comprar un dólar.

Como vimos antes, al sector exportador mexicano le conviene que haya un peso débil porque hace más accesibles los productos en el exterior y se dará el desarrollo económico del comercio exportador.

Debería ser que en un escenario de este tipo, México tuviera una balanza comercial superavitaria. Sin embargo, las condiciones de la realidad económica del país hacen que dependamos de las importaciones en muchos sectores económicos. Por ello, es contraproducente el peso débil, tanto para las finanzas privadas como para las finanzas públicas.

Así, el que el peso sea débil ante el dólar hace más caras todas las importaciones. Entonces, el sector público y el privado, que han de comprar bienes o servicios en el exterior, tienen un aumento importante en sus costos y gastos.

Pueden llegar a tener pocas utilidades o, incluso, pérdidas si no cuentan con los mecanismos financieros de cobertura cambiaria necesarios.

Se reducen las operaciones en el sector privado por depender de las importaciones y hay pérdida de empleos, afectando a medianas y pequeñas empresas, las finanzas públicas y privadas.

La perspectiva pesimista ocasionará una salida de capitales del país, que causará mayor demanda de dólares en el mercado de divisas y seguirá el círculo vicioso.

Los dos escenarios ofrecen pros y contras. La estructura de exportaciones e importaciones de cada nación determinará si conviene más mantener la divisa fuerte o débil.

Asesoría y guía son necesarias

Para participar en el mercado de divisas como empresa, es entonces indispensable tener el apoyo de un experto. 

Banco BASE ofrece esta asesoría y tres productos que darán soporte al cliente en sus transacciones.

Divisas

Como solución a las necesidades de intercambio, Banco Base ofrece, a través de asesores expertos, la plataforma tecnológica y las relaciones de corresponsalía con las principales instituciones financieras del mundo.

El cliente tendrá asesoría especializada en el mercado de divisas de contado y a futuro, servicio personalizado para soporte de la operación, certeza de liquidación en la fecha acordada, operaciones el mismo día y en horario extendido, confirmaciones electrónicas con clave de rastreo para todas las operaciones, facilidades operativas como velocidad y seguridad.

Liquidación de divisas

Otorga a los clientes un financiamiento revolvente, cuyo destino es liquidar sus operaciones de compra y venta de divisas. El usuario tendrá disposiciones de crédito de corto plazo, baja comisión por apertura y tasa competitiva. Disposición inmediata para aprovechar oportunidades de tipo de cambio, además de rapidez en la liquidación de operaciones de divisas.

FX Loan

Con Crédito Cuenta Corriente el cliente tendrá un producto con tasa de interés cero, de corto plazo y cuyo destino es la liquidación de una operación de compra-venta de divisas. Mediante esta cuenta puede disponer de moneda nacional y dólares estadounidenses, el pago oportuno de las operaciones en divisas, además de consultar movimientos, pagos y estados de cuenta a través de BASEinet.

Perspectivas 2025: El Futuro de la Relación Comercial México-Estados Unidos

COMPARTE

Comentarios

Suscríbete al blog

ARTÍCULOS RELACIONADOS

THUMBNAIL-2-Mayo-BB-PF-Ahorro-El-pilar-de-la-independencia-economica-1
Educación Financiera
7/05/2019
THUMBNAIL-1-Mayo-BB-PF-Como-configurar-una-cartera-de-inversion-1
Educación Financiera
2/05/2019
THUMBNAIL-5-Abril-BB-PF-Consejos-de-finanzas-personales-para-este-2019
Educación Financiera
30/04/2019