Featured_FEBRERO_27_Desaceleracion-y-tasa-de-interes THUMBNAIL_FEBRERO_27_Desaceleracion-y-tasa-de-interes
Economía Perspectivas
Desaceleración y tasa de interés
27/02/2019 · Por: Gabriela Siller Pagaza

La semana pasada se publicaron las minutas de la última reunión de política monetaria de Banxico en donde destaca el tema de la desaceleración global y en México.

Los datos más recientes indican que México creció a una tasa ligeramente menor al 2% en el 2018, donde inclusive el sector manufacturero, medido a través del indicador del IMEF, lleva tres meses consecutivos por debajo del umbral de 50 puntos, mostrando una contracción en el sector. Por su parte el indicador coincidente, que señala la tendencia de crecimiento de la economía, se redujo en noviembre (dato más reciente), posicionándose por séptimo mes consecutivo por debajo de la tendencia de crecimiento de la economía, lo que implica que México se encuentra en una fase de recesión (de acuerdo con la definición del libro “lo que indican los indicadores”, de Jonathan Heath). El hecho de que la economía mexicana se encuentre en “etapa de recesión”, de acuerdo con este indicador, no implica necesariamente que la economía esté observando contracciones en su crecimiento, sino que se encuentra en una etapa de desaceleración, pues no se han registrado contracciones trimestrales del PIB como lo indica la definición tradicional de la teoría económica.

Asimismo, el indicador adelantado, que es el que se anticipa al comportamiento de la economía, se redujo por tercer mes consecutivo, señalando que la economía mexicana seguirá desacelerándose.

Tras el comunicado de Banxico, el mercado financiero empezó a especular sobre la trayectoria de tasa de interés, sobre todo al tomar en cuenta que la Reserva Federal en Estados Unidos ha dado señales claras de que el ciclo de alzas puede detenerse en este año.

Al calcular la tasa de interés de equilibrio utilizando la regla de Taylor destaca que la TIIE en México debería de estar actualmente en 8.42% contra una TIIE actual de 8.54%. Lo anterior asumiendo que el crecimiento potencial de México es de 3% y la tasa objetivo de inflación también de 3%. Así, de acuerdo al cálculo la tasa de interés debería recortarse.

Sin embargo, la regla de Taylor fue hecha para Estados Unidos, en donde la Reserva Federal tiene un mandato dual, de pleno empleo y baja inflación, mientras que en México se tiene el objetivo único de baja inflación. De hecho, si se calcula la regla de Taylor para Estados Unidos, arroja 2.42% para la tasa efectiva de los fondos federales y actualmente la tienen ubicada en 2.40%, indicando que la tasa debería permanecer sin cambio el resto del año.

La tasa de interés es importante para cualquier economía y para México la relevancia radica además en los capitales extranjeros que llegan en busca de un mayor rendimiento y que, ante menores diferenciales de tasa con otras economías, podría resultar en salidas de capitales y por lo tanto en subidas del tipo de cambio, que es un determinante importante de la inflación. Así, Banxico tendrá la disyuntiva de mantener la tasa para mantener el diferencial de tasa con Estados Unidos, o recortarla para incentivar el crecimiento de la economía. La decisión parece que dependerá en última instancia de que tan fuerte sea la desaceleración, pues una menor actividad económica provoca también una menor inflación. De hecho, la inflación de la primera quincena de febrero fue, por tercera quincena consecutiva, menor a la expectativa del mercado y situándose ya dentro del intervalo considerado apropiado para México, de acuerdo a la definición del mismo Banxico. 

El crecimiento económico de México también está a merced de la confianza de los inversionistas, lo que podría afectar la inversión extranjera directa (IED) y la inversión de cartera. De acuerdo con los datos más recientes, en el 2018 la IED neta sumó 31,604.3 millones de dólares, retrocediendo 1.52% con respecto al 2017. Para 2019, la expectativa actual es de una caída de la IED del 8%, debido a que se cancelaron las licitaciones 2 y 3 de la tercera ronda para la exploración y extracción de petróleo, y todavía no se aprueba el T-MEC en los Congresos de los tres países que lo integran. Con respecto a la inversión de cartera, en 2018 se observó un flujo positivo de 14,824.2 millones de dólares, pues entraron capitales al país a pesar de la volatilidad del tipo de cambio. No obstante, si se da un recorte en la calificación crediticia de México, rápidamente se podría observar una salida de capitales.

 

COMPARTE

Comentarios

Suscríbete al blog

ARTÍCULOS RELACIONADOS

THUMBNAIL_MAYO_21_EL-PROTECCIONISMO-DE-TRUMP
Economía Perspectivas
22/05/2019
THUMBNAIL_MAYO_14-EL-EFECTO-SOBRE-PEMEX
Economía Perspectivas
15/05/2019
THUMBNAIL_MAYO_7_TIPO-DE-CAMBIO-CRECIMIENTO-Y-PROTECCIONISMO
Economía Perspectivas
9/05/2019